Le tuvieron que amputar brazos y piernas por los lengüetazos de su perro

Primero permaneció diez días en coma y luego le tuvieron que amputar el total de sus extremidades, según publica Metro.

Marie Trainer, una ciudadana de Canton, Ohio (EE.UU) sufrió la amputación de sus brazos y piernas tras recibir un contacto salival de su perro en una herida abierta empezó a encontrarse cada vez peor.

Primero permaneció diez días en coma y luego le tuvieron que amputar el total de sus extremidades, según publica Metro.

Se acostó a descansar y la temperatura corporal, según su pareja Matthew, aumentaba progresivamente lo que llevó a este a trasladarla hasta un centro hospitalario. Allí permaneció durante diez días en coma, y tras despertarse recibió la peor de las noticias: el equipo médico había amputado sus extremidades tras verse afectadas por diversas partes engrangenadas con flujo circulatorio inexistente y la enfermedad de sepsis.«Cuando abrí los ojos no sabía dónde estaba ni qué me ocurría», relata la joven para el canal Fox 8.

Un cambio brutal en la vida de la paciente que no sabía cómo afrontar «ni manejar». Según Marie fue «muy difícil» comprender que ya no iba a utilizar las piernas ni los brazos, lamentaba ante la gravedad de todo lo ocurrido.

En cualquier caso, el equipo médico veló en todo momento por preservar la vida de Marie ya que era la única solución para que no falleciese en aquel momento. «Los cirujanos se vieron obligados a realizarlo», prosigue Matthew.

Tras ser sometida a un conjunto de pruebas, los sanitarios confirmaron que Marie también había contraído la bacteria capnocytophaga a raíz del contacto salival de su mascota. Una dolencia que puede transmitirse por una «mordida o contacto de saliva con una herida abierta, y causa coágulos sanguíneos grandes que restringen el flujo sanguíneo alrededor del cuerpo, lo que conduce a la necrosis y la gangrena: muerte de células y tejidos», según el diagnóstico.