El Consejo de Seguridad de la ONU exigió un alto al fuego inmediato en la Franja de Gaza

Estados Unidos se abstuvo en la votación celebrada en el organismo de la ONU.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó este lunes una resolución que exige un alto el fuego inmediato entre Israel y la milicia palestina Hamás, después de que Estados Unidos se abstuviera en la votación, lo que provocó un enfrentamiento con su aliado Tel Aviv.

Los 14 miembros restantes del Consejo votaron a favor de la resolución, propuesta por los 10 miembros electos del organismo. Tras la votación, hubo una salva de aplausos en la sala del Consejo.

«Esta resolución debe aplicarse. No hacerlo sería imperdonable», publicó en las redes sociales el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó que el hecho de que Estados Unidos no vetara la resolución suponía un «claro retroceso» respecto a su postura anterior y perjudicaría los esfuerzos bélicos de Israel y su intento de liberar a los más de 130 rehenes que aún están en manos de Hamás.

«Nuestro voto no representa, y repito que no representa, un cambio en nuestra política», declaró a la prensa el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby. “Nada ha cambiado en nuestra política. Nada”, aseguró.

Tras la votación en la ONU, Netanyahu canceló una visita a Washington de una delegación de alto nivel que debía discutir una operación militar israelí prevista en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, donde buscaron refugio alrededor de 1,5 millones de palestinos.

Estados Unidos se mostró perplejo por la decisión de Israel y la consideró una reacción exagerada, deslizó un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato.

Washington se había mostrado contrario al alto el fuego verbal al inicio de la guerra de casi seis meses en la Franja de Gaza y había utilizado su poder de veto para proteger a Israel en sus represalias contra Hamás por un ataque del 7 de octubre con 1.200 personas, según los israelíes.

Sin embargo, ante la inminente hambruna en Gaza y la creciente presión mundial para lograr una tregua en la guerra que, según las autoridades sanitarias palestinas, mató a unas 32.000 personas, Estados Unidos se abstuvo el lunes para permitir que el Consejo de Seguridad exigiera un alto el fuego inmediato durante el mes musulmán del Ramadán, que termina dentro de dos semanas

«Fue la masacre de Hamás la que inició esta guerra», señaló el embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan. «La resolución que se acaba de votar hace parecer que la guerra empezó sola (…) Israel no empezó esta guerra, ni quería esta guerra».

Hamás acogió con satisfacción la resolución del Consejo de Seguridad, al señalar en un comunicado que «afirma su disposición a participar en intercambios inmediatos de prisioneros por ambas partes».

Fuente: NA.

leave a reply