Encontraron muerto al apoderado de Eugenio Zaffaroni en la casa del exjuez de la Corte Suprema

El apoderado había sido investigado en una causa por el funcionamiento de prostíbulos en inmuebles del exmagistrado. Fue encontrado inconsciente en el baño de una casa de Flores, donde vivía junto al exministro.

En una casa ubicada en el barrio porteño de Flores, el apoderado y amigo cercano del ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni, identificado como Ricardo Montivero, de 76 años, fue encontrado muerto en el baño. El hallazgo fue realizado por una empleada doméstica que trabajaba en el lugar.

La empleada se comunicó con el servicio de emergencias 911 el sábado al mediodía para reportar la presencia de un hombre de edad avanzada inconsciente en el baño de la vivienda situada en la avenida Boyacá al 934, según informó la Policía de la Ciudad.

La comisaría Vecinal 7C respondió al llamado y constató que el hombre se encontraba sin vida. En el domicilio también se encontraba Zaffaroni, quien afirmó que vivía allí junto a la persona fallecida, describiéndola como su «amigo íntimo».

De acuerdo con la información proporcionada por la policía porteña, se presume que Montivero se desvaneció en la bañera mientras se estaba bañando. El deceso fue confirmado por médicos del SAME que acudieron al lugar.

Según Zaffaroni, su colaborador y amigo padecía problemas de diabetes e hipertensión arterial.

Fuentes policiales indicaron que los investigadores no encontraron indicios de criminalidad en el cuerpo ni en el lugar. El cuerpo de Montivero fue trasladado a la Morgue Judicial para realizar las correspondientes autopsias y determinar las causas exactas de su fallecimiento.

Cabe destacar que Montivero había sido objeto de atención mediática en 2013 cuando, en calidad de apoderado de Zaffaroni, pagó una multa para dar por terminada una causa penal relacionada con prostíbulos que operaban en propiedades del exjuez.

En 2011, la fundación La Alameda había denunciado la existencia de servicios sexuales en diversas propiedades pertenecientes a Zaffaroni. En ese momento, el exmagistrado reconoció ser dueño de los inmuebles, pero afirmó desconocer las actividades que tenían lugar en ellos, ya que eran administrados por su apoderado, es decir, Montivero.

La investigación de esta causa se vio afectada por la muerte de Marcia González en 2012, quien regentaba cuatro de los prostíbulos. González falleció en un accidente automovilístico en Misiones, junto a otras personas, entre ellas Angélica Duarte, quien alquilaba los otros dos departamentos de Zaffaroni. El vehículo era conducido por Juan José Cantero, excomisario de la Policía Federal, que posteriormente fue pasado a disponibilidad debido a la denuncia de La Alameda.