China reaccionó después de que Biden volviera a tildar de «dictador» a Xi Jinping

Salió a contestar Mao Ning, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín. La réplica parece aludir a terceras personas "malintencionadas" y no directamente al veterano mandatario norteamericano

La retórica del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, llamando «dictador» al presidente de China, Xi Jinping, fue extremadamente errónea y una manipulación política irresponsable, aseguró este jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín.

«Siempre hay personas malintencionadas que intentan abrir una brecha en las relaciones entre China y los Estados Unidos, lo que no tendrá éxito», comentó la portavoz del ministerio, Mao Ning, en una rueda de prensa, sin ofrecer más detalles, según la agencia de noticias Reuters.

Respeto mutuo

El presidente chino, Xi Jinping, había asegurado, antes de las nuevas declaraciones de Biden refiriéndose a él como «dictador», que que «así como el respeto mutuo es un código básico de conducta para los individuos, es fundamental para las relaciones entre China y los Estados Unidos».

«Estados Unidos es único en su historia, cultura y posición geográfica, que han dado forma a su camino de desarrollo y sistema social distintos. Respetamos totalmente todo esto», expresó Xi en la cena de bienvenida ofrecida por organizaciones amigas en la nación norteamericana.

Y en ese ámbito se explayó ante su auditorio: «El camino del socialismo con peculiaridades chinas fue sido fundado bajo la orientación de la teoría del socialismo científico y está arraigado en la tradición de la civilización china con una historia ininterrumpida de más de 5.000 años».

Según la agencia de noticias Xinhua, Xi comentó: «Estamos orgullosos de nuestra opción, tanto como ustedes de la suya. Nuestros caminos son diferentes, pero ambos son la opción de nuestros pueblos, y ambos se dirigen a la realización de los valores comunes de la humanidad. Ambos deben ser respetados».

La anécdota de la nostalgia

A la entrada del salón de banquetes del Jardín Filoli, una casa de campo al sur de San Francisco, California, el presidente de los Estados  Unidos, Joe Biden, estaba ocupado pasando el dedo por la pantalla de su teléfono móvil, al parecer buscando algo, continuó Xinhua.

Biden, que justo había concluido una reunión con el presidente de China, Xi Jinping, estaba otra vez esperando a su homólogo chino antes del banquete que organizó en la propiedad, la cual había sido iluminada por luces resplandecientes y adornada con decoraciones elegantes.

Cuando Xi se aproximó, Biden mostró su teléfono, solicitando la atención del líder chino hacia la pantalla.

«¿Conoces a este joven?», le preguntó.

«Sí, era yo hace 38 años», respondió Xi, con una sonrisa cómplice.

La imagen guardada en el teléfono de Biden era una fotografía que Xi se tomó en 1985 cuando estaba realizando su primer viaje a los Estados Unidos.

San Francisco había sido la primera parada del viaje de Xi. Y, como cualquier otro visitante de la ciudad, Xi se tomó una fotografía con el puente Golden Gate, indica el relato de Xinhua.

En aquella época, Xi, en los primeros años de la treintena, era el líder del condado de Zhengding, en la provincia septentrional china de Hebei.

«¡No has cambiado nada!», le dijo Biden con una sonrisa, provocando una explosión de risas y alegría.

En medio de ese ambiente tan distendido, los dos líderes entraron juntos al salón de banquetes. 

Xi está de visita en San Francisco, del 14 al 17 de noviembre, para una cumbre China-EE. UU. y la 30ª Reunión de Líderes Económicos del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, según siglas en inglés).

Fuente: NA