Ataque aéreo israelí mató a 50 palestinos en campo de refugiados en Gaza

Responsables de la ONU y otros organismos de ayuda internacional advirtieron que la población civil de Gaza estaba sufriendo una catástrofe sanitaria, ya que los hospitales no daban abasto y escaseaban los alimentos, los medicamentos, el agua potable y el combustible.

Israel dijo este martes que sus fuerzas habían atacado a milicianos de Hamás en el interior de la vasta red de túneles de los islamistas bajo Gaza, mientras un director de un hospital aseguró que más de 50 palestinos murieron en un ataque aéreo israelí sobre un campo de refugiados en el asediado enclave.

Mientras la batalla en Gaza se intensifica, el primer ministro Benjamin Netanyahu rechazó los llamamientos internacionales para detener los combates. Pero responsables de la ONU y otros organismos de ayuda internacional advirtieron que la población civil de Gaza estaba sufriendo una catástrofe sanitaria, ya que los hospitales no daban abasto y escaseaban los alimentos, los medicamentos, el agua potable y el combustible.

El director del Hospital Indonesio de Gaza dijo a Al Jazeera que más de 50 palestinos murieron y 150 resultaron heridos en ataques aéreos israelíes contra una zona densamente poblada del campo de refugiados de Jabalia en el norte de Gaza.

Los túneles son un objetivo clave para Israel, que está ampliando sus operaciones terrestres dentro de Gaza para acabar con Hamás, tras el tiroteo de hace tres semanas en el que, según las autoridades israelíes, murieron más de 1.400 personas.

Se cree que algunos de los 240 rehenes que, según Israel, fueron secuestrados por Hamás aquel día se encuentran retenidos en el complejo de túneles, lo que añade una complicación más para los israelíes, además de las dificultades de combatir en un entorno urbano.

«Durante el último día, las fuerzas de combate combinadas de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) atacaron aproximadamente 300 objetivos, incluidos puestos de lanzamiento de misiles antitanque y cohetes situados bajo pozos, así como complejos militares dentro de túneles subterráneos pertenecientes a la organización terrorista Hamás», informó el ejército en un comunicado.

Los milicianos respondieron con misiles antitanque y fuego de ametralladora, añadió, sin detallar cifras.

Hamás dijo en un comunicado que sus combatientes estaban librando feroces batallas con las fuerzas terrestres israelíes, que estaban sufriendo pérdidas. «La ocupación está empujando a sus soldados a la orgullosa Gaza, que siempre será el cementerio de los invasores», dijo Hamás.

Las fuerzas israelíes también bombardearon Gaza durante la noche en ataques aéreos, marítimos y terrestres, alcanzando zonas del noroeste del enclave, dijeron testigos el martes.

El lunes, las fuerzas israelíes atacaron la principal carretera norte-sur de Gaza y la ciudad de Gaza desde dos direcciones.

Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que 8.525 personas, entre ellas 3.542 niños, han muerto en ataques israelíes desde el 7 de octubre. Representantes de la ONU afirman que más de 1,4 millones de la población civil de Gaza —que en total es de unos 2,3 millones— se han quedado sin hogar.

Alrededor de 1.400 personas, en su mayoría civiles, murieron en el ataque transfronterizo de Hamás el 7 de octubre, dice Israel.

Las Brigadas al-Qassam, brazo armado de Hamás, dijeron que los combatientes se enfrentaron a primera hora del martes a las fuerzas israelíes «que invadían el eje sur de Gaza, (incluso) con ametralladoras, y atacaron cuatro vehículos con misiles Al Yassin 105», en referencia a misiles antitanque de fabricación local.

Los milicianos también atacaron dos tanques israelíes y excavadoras en el noroeste de Gaza con los misiles, añadieron, y «liquidaron» a una unidad de Israel que emboscaron a la entrada de un edificio.

El martes sonaron sirenas de ataque aéreo en la ciudad israelí de Eilat, en el mar Rojo, y el Ejército israelí dijo que había derribado un «objetivo aéreo» que se aproximaba.

No hubo una reivindicación inmediata de la responsabilidad. La semana pasada, Israel acusó al movimiento Huti de Yemen, alineado con Irán, de enviar aviones no tripulados que causaron explosiones en dos ciudades egipcias del mar Rojo, afirmando que su objetivo era atacar Israel.

El creciente número de muertos ha hecho que Estados Unidos, principal aliado de Israel, otros países y la ONU pidan una pausa en los combates para permitir que llegue más ayuda humanitaria al enclave.

Israel ha bloqueado la Franja de Gaza y se niega a permitir la entrada de suministros de combustible, alegando que podrían ser utilizados por Hamás con fines militares.

Netanyahu declaró a última hora del lunes que Israel no aceptaría un cese de las hostilidades con Hamás en Gaza y que seguiría adelante con sus planes para acabar con el grupo.

«Los llamamientos a un alto el fuego son llamamientos a Israel para que se rinda ante Hamás, para que se rinda ante el terrorismo, para que se rinda ante la barbarie. Eso no ocurrirá», dijo Netanyahu en declaraciones televisadas.

Un funcionario de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra afirmó el martes que era inminente una «catástrofe de salud pública» en Gaza.

   NIÑOS BAJO LOS ESCOMBROS.

Los ataques aéreos del lunes por la noche frente al Hospital Indonesio, en el norte de la Franja de Gaza, provocaron un corte de electricidad y los médicos dijeron que temían por la vida de 250 palestinos heridos que estaban siendo tratados allí, ya que el combustible se está agotando.

«Quedarnos sin combustible significaría quedarnos sin electricidad y sin electricidad significaría la muerte inevitable de muchos pacientes», dijo el doctor Moaeen Al-Masri.

Imágenes obtenidas por Reuters mostraban a palestinos transportando cadáveres de víctimas de la ofensiva israelí en un carro tirado por burros hasta el Hospital Indonesio. Decenas de palestinos caminaban detrás del carro y a su alrededor coreando «Allahu akbar» (Dios es el más grande).

Un portavoz de la agencia de la ONU para la infancia en Ginebra, James Elder, advirtió del riesgo de muerte infantil por deshidratación. Los niños ya estaban enfermando por beber agua salada, dijo.

Según Elder, hay unos 940 niños desaparecidos en Gaza, y se cree que algunos están atrapados bajo los escombros de edificios pulverizados por los ataques aéreos israelíes.

Según funcionarios de la ONU, han llegado al enclave bloqueado muchos menos camiones de ayuda humanitaria de los necesarios, y el orden civil se ha quebrado con el saqueo de almacenes de la ONU en busca de alimentos.

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) informó el lunes que cuatro centros de distribución de ayuda de la ONU y un almacén han quedado fuera de servicio.

«Es un desastre sobre otro desastre», dijo el jefe regional de emergencias de la OMS, Rick Brennan, reiterando los llamamientos internacionales para un alto el fuego que permita una mayor operación humanitaria.

Camiones de ayuda han estado entrando en Gaza desde Egipto durante la última semana a través de Rafah, el principal paso fronterizo que no tiene frontera con Israel, y que se ha convertido en el principal punto de entrega de ayuda desde que Israel impuso un asedio total a Gaza a partir del 7 de octubre.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, el lunes entraron 26 camiones por el cruce de Rafah. Antes del conflicto, una promedio de unos 450 camiones de ayuda llegaban diariamente a Gaza.