Una tormenta histórica tiene en vilo a Estados Unidos: alerta máxima y vuelos cancelados

Se teme por un ciclón bomba y esperan temperaturas de -40 grados. Una pesadilla navideña.

Más de dos tercios de la población de Estados Unidos estaba bajo una alerta de clima extremo el viernes, ante la intensa helada que envolvía gran parte del país antes del fin de semana festivo, lo que frustró planes de viaje y dejó a más de un millón de hogares y empresas sin electricidad.

La onda de frío intenso se extendía desde Texas hasta Montana e iba camino al este. Más de 240 millones de personas en Estados Unidos estaban bajo algún tipo de aviso de clima extremo el viernes, dijo el Servicio Meteorológico Nacional. Se publicaron advertencias de heladas fuertes en partes de los estados del sur de Luisiana, Alabama, Florida y Georgia.

El frío entumecedor agravado por los fuertes vientos incluso se extendió a la frontera entre Estados Unidos y México, con una sensación térmica que llegó a apenas un dígito en la ciudad fronteriza de El Paso, Texas.

Los meteorólogos dijeron que la ventisca sobre el medio oeste se había convertido en un «ciclón bomba» sobre el lago Erie el viernes, en su trayectoria al este, y se espera que arrojara nieve desde el norte de las llanuras y la región de los Grandes Lagos hasta la parte superior del valle del Misisipi y el oeste del estado de Nueva York.

El mapa del servicio meteorológico de peligros invernales existentes o inminentes «representa una de las mayores extensiones de advertencias y avisos de clima invernal de la historia», dijo la agencia.

El «ciclón bomba» del Medio Oeste, un fenómeno que ocurre cuando la presión del aire cae drásticamente en un período de 24 horas y acelera la intensidad de una tormenta, podría arrojar más de 90 centímetros de nieve en Buffalo, Nueva York; 33 centímetros en Kalamazoo, Michigan; y 38 centímetros en Erie, Pensilvania, dijo Robin Cook, un experto del servicio meteorológico.

La temperatura más baja en Estados Unidos el viernes por la mañana se registró en Havre, Montana, donde el termómetro marcaba -38 grados celsius, dijo Cook. Pero la formación de hielo en el sur del país podría convertirse en una amenaza aún mayor para la seguridad pública, ya que esas regiones están menos acostumbradas al frío y la nieve.

«Abríguese y quédese adentro si puede, y ayude a sus vecinos», dijo Cook.

VUELOS CANCELADOS, ENCOMIENDAS ATASCADAS.

El clima extremo ha interrumpido los planes de vacaciones a pocos días de Navidad. Más de 1,25 millones de hogares y empresas se quedaron sin electricidad en el sur y el este de Estados Unidos el viernes por la mañana, encabezados por Carolina del Norte, donde más de 150.000 clientes se quedaron sin energía, según el sitio de seguimiento Poweroutage.us.

Los fuertes vientos, el hielo y la nieve también han alterado el tráfico aéreo comercial durante uno de los períodos de mayor actividad del año.

Casi 3.500 vuelos dentro, hacia o desde Estados Unidos fueron cancelados el viernes, según el servicio de seguimiento de viajes FlightAware. Eso incluyó más de 400 vuelos hacia o desde el Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma, cuando el noroeste del Pacífico se despertó con hielo y lluvia causados por otro sistema de tormentas el viernes por la mañana.

La Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA) había estimado que 112,7 millones de personas planeaban viajar 80 kilómetros o más desde su hogar entre el viernes y el 2 de enero, 3,6 millones de viajeros más que el año pasado y acercándose a las cifras previas a la pandemia.

Pero es probable que ese número se vea reducido por el clima. «Si hay buenas noticias, es que la tormenta se ha movido rápidamente sobre algunas áreas», dijo el viernes a MSNBC el secretario de Transporte de Estados Unidos, Pete Buttigieg, y añadió que muchos aeropuertos, como el de Denver, «podrán recuperarse rápidamente» después de una ola de retrasos y cancelaciones.

NA