Cómo es la cárcel en la que vivirá el Chapo Guzmán: «Una versión más limpia del infierno»

Los prisioneros más peligrosos están confinados 22 horas y media al día en una celda de hormigón y acero.

El mexicano Joaquín «Chapo» Guzmán, uno de los narcotraficantes más famosos del planeta, fue condenado a cadena perpetua y cumplirá la sentencia en la prisión de máxima seguridad ADX, en medio del desierto montañoso de Colorado, Estados Unidos.

El Buró Federal de Prisiones informó que el Chapo, de 62 años y condenado a cadena perpetua en Nueva York el miércoles, fue trasladado de la cárcel de máxima seguridad MCC de Manhattan a ADX, situada en Florence, Colorado (oeste).

El narcotraficante, que llegó a tener ranchos en todos los estados mexicanos, un zoológico con panteras y leones y un trencito para recorrerlo, y hasta un yate llamado «Chapito» en la puerta de su mansión en Acapulco, vivirá ahora en ADX, conocida como la «Alcatraz de las Montañas Rocosas» y considerada la prisión más segura de Estados Unidos.

Es imposible escapar de esta instalación rodeada de torres de vigilancia y hombres fuertemente armados, incluso para el Chapo, que se fugó de prisiones mexicanas dos veces, en 2001 y 2015.

Los prisioneros más peligrosos están confinados 22 horas y media al día en una celda de hormigón y acero de 2,1 por 3,6 metros, de la que solo pueden salir con grilletes en pies y manos.

Algunos de sus compañeros de cárcel serán el «Unabomber» Ted Kaczynski, el autor de los atentados de Oklahoma City Terry Nichols, el británico Richard Reid, que quiso atentar contra un avión con explosivos en su zapato, y el autor de los atentados del maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, que debe ser ejecutado.

Robert Hood, un exguardia en Florence, dijo que esta prisión es «una versión más limpia del infierno».

Tras un extraordinario juicio de tres meses en la corte federal de Brooklyn, el Chapo fue hallado culpable de los 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y uso de armas de fuego de los que era acusado.